lunes, 1 de julio de 2019

Cuidado con líder de una secta que se cree Dios en Nicaragua y dice ser al Anticristo


Se trata de una persona llamada Eligio Bishop quien tiene 37 años y asegura que es el mismo Dios y que todas las pertenencias materiales que posean las personas que deseen pertenecer a su salvación deben ser entregadas a el así como dejar de bañarse, hacer sus necesidades en los árboles y tener relaciones con él, vaya que a simple vista se trata de un papanatas más que busca sacar dinero a costas de personas de mentalidad débil pero lo curioso es que su secta cada vez crece más y ya está en Nicaragua.




Su religión o secta se llama “Melanation” y la misma se encuentra bajo investigación en el país luego de que en el 2017 fue expulsado de Costa Rica, de hecho ya había sido detenido en varios países después de que se girara una orden internacional de captura pero increíblemente este sujeto termino convenciendo por medio de persuasión a las autoridades que lo detuvieron y terminaron unidos a su secta quienes ahora son parte de esta nueva orden que dice seguir al Cristo consiente que es Bishop.


Su nombre real ya no lo usa (Solo para gastar el dinero de sus discípulos) y en la secta él es el líder quien tiene el cargo más alto y se hace llamar “Natureboy” y este dice que en las leyes que se le fueron dadas está escrito que puede mantener relaciones con las mujeres que él quiera, Bishop se ha proclamado como Dios en muchas ocasiones y cada vez tiene más seguidores en redes sociales y portales web.




Pero no es todo ya que Bishop dice ser el anticristo pero que a pesar de eso es el nuevo cristo que viene a salvar a todas las personas que nacieron a partir de 1990 y que serán herederos del nuevo mundo consiente y puro en el que serán aliviados de dolores y enfermedades físicas, mentales y espirituales todas las personas que lo sigan y que por supuesto le entreguen todo en cuerpo y alma, actualmente se encuentra en Nicaragua y se hace un llamado a tener mucho cuidado ya que también es buscado por delitos graves en muchos países.