El demonio me dijo que matara a mis padres y yo obedecí asegura nicaragüense


José Adrián Guerrero Echeverry de 38 años edad fue acusado por la fiscalía este jueves por cometer uno de los crímenes más atroces en la historia de Nicaragua, parece un guion de película de terror como se relata la historia del crimen en contra de sus padres quien argumenta que fue una orden dada por el mismo demonio a la que no pude resistirse porque una fuerza se apodero de el, unos ancianos de más de 70 años quienes toda la vida habrían velado por la tranquilidad de José Adrián debido a las condiciones especiales que padece desde el momento de su nacimiento.




Todo sucedió entre la noche del 16 y las primeras horas del 17 de noviembre cuando el sujeto José Adrián Guerrero en compañía de su pareja Nidia Quintana de 36 años de edad habrían tenido un plan complejo para deshacerse de los padres del sujeto en cuestión y robarles todas sus pertenencias como tarjetas de débito, tarjetas de crédito y joyas además de un vehículo en el que harían.


Durante la madrugada José Guerrero llamo a  su padre para que lo ayudara a ir al baño ya que el acusado no puede caminar por su condición y cuando el anciano Guillermo Adrián Guerrero de 73 años entro al cuarto la pareja del acusado y también acusada le propino varios golpes en la cabeza con un tubo de hierro dejándolo inconsciente en el piso, segundos después el acusado también llamo a su mama la señora Sonia Marlene Echeverry de 72 años  y de igual forma en lo que entro al cuarto fue golpeada por la acusada dejándola en el piso.




Posteriormente ambos ancianos fueron amarrados y metidos en un closet y les pusieron una caja de cartón en la cabeza para que se ahogaran poco a poco en lo que habrían tenido una agonía de más de 5 horas según los reportes de los médicos forenses, luego los acusados robaron todo y huyeron de la casa en un vehículo pero como la acusada no sabe conducir se puso a José Adrián en las piernas para que maniobrara el timón mientras ella controlaba los pedales, horas después fueron capturados y ahora enfrentarían penas de más de 60 años por este delito, el abogado defensor pidió que sean revisados por un psiquiatra pero la fiscalía espera que sean condenados, la audiencia inicial está programada para este próximo 27 de noviembre.