Le arrebataron el titulo al Diriangen descaradamente con ayuda arbitral


Un escenario para el olvido de los que realmente disfrutan del futbol fue lo que se vivió la noche de este 11 de diciembre en la final de vuelta de la copa Nicaragua en la que se enfrentaba el Managua FC contra los caciques de Diriangen de Dirima quien partía como favorito como la cuna del futbol nacional, esto sin tener en cuenta que algo se tramaba la cuarteta arbitral fuertemente criticada.




A pesar del mérito que los leones azules hicieron para llegar hasta la final y más aún para llegar a la vuelta con el marcador empatado pero en esta ocasión contaron haya con 15 jugadores si incluimos a la cuarteta arbitral comandada por Miller López quien no solamente no estuvo a la altura del partido sino que dejo en claro que no tiene la capacidad para ser arbitro central o simplemente estaba vendido.


Todo empezó cuando se dio un tiro al marco que Gadilla pudo controlar, en ese momento Gutiérrez le cometió una falta por la cual Gradilla reclamó, el jugador de los azules le dio un manotazo en el rostro y acto seguido Carlos Félix lo golpeó de manera injusta ya que ambas acciones estaban muy lejos una de otra y claramente no ameritaba la expulsión pero ya se veía venia que algo raro había en este partido.




Con el olor a penales al parecer al árbitro Miller López quien posiblemente ya tenía todo “amarrado” se le ocurre expulsar al portero mexicano de los caciques dejando a un equipo en tanda de penales sin su mejor arma que es el portero titular, y sin cambios le toco al capitán Erick Téllez ponerse los guantes e incluso logro atajar uno de los 5 tiros penales del Managua Fc pero en esas historias extrañas del futbol, el mismo fiue quien fallo su tiro. En síntesis gano el Managua de la mano de Miller López y los brujuleos.